LA DESOBEDIENCIA ES EL CAMINO DONDE FLORECE LA VERDADERA OBEDIENCIA